En la reforma casa de planta baja, el cliente tenía la necesidad de tener un espacio más grande. Optamos por juntar el recibidor con el salón transformándolo así en un espacio más extenso y luminoso con una sensación espacial de amplitud y ligereza visual.

Tanto el suelo del recibidor como el del salón eran distintos. Los unificamos con un mismo material creando así un efecto de continuidad, adaptando este con un mobiliario acorde al espacio combinado con textiles para crear distintas zonas que le dan el toque hogareño.