Os mostramos el lavado de cara de baño. La necesidad principal del cliente era cambiar la bañera por una ducha, aprovechar el espacio para almacenaje y a su vez que parezca un espacio más amplio y ligero. En estos trabajos en los que se hacen reformas parciales, intentamos con los mínimos movimientos sacar el máximo partido

El alicatado existente tenía mucho peso visual, por lo que optamos en cambiar el de la zona bañera por un porcelánico claro y poner un espejo de extremo a extremo, para dar ligereza al espacio. Aprovechamos también para crear una zona de lavandería, diferenciando así la zona de ducha y aseo.